I+D

Drones generan altos niveles de estrés en los osos negros, según estudio

madre_osoEn los últimos años el empleo de drones en el campo de la conservación de la biodiversidad, ha aumentado considerablemente. Gracias al uso de esta nueva tecnología, investigadores y conservacionistas pueden realizar con mayor eficiencia tareas tales como la captura de imágenes aéreas, estimación  de poblaciones, y la prevención de la caza furtiva. Sin embargo un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Minnesota y publicado en la revista Current Biology, revela que los drones operados por los investigadores pueden ocasionar consecuencias no deseadas para la vida silvestre.

En el estudio titulado «Bears Show a Physiological but Limited Behavioral Response to Unmanned Aerial Vehicles«, se evaluaron los efectos de los vuelos de drones en la frecuencia cardíaca de los osos negros americanos que se encuentran en estado salvaje. Para esto, los investigadores volaron aviones no tripulados a una altitud de 20 metros sobre un grupo de osos negros, los cuales llevaban collares GPS y monitores cardíacos para medir los efectos que ocasionaba la presencia de los drones.

Para sorpresa de los investigadores, los osos no intentaron huir ante la presencia de las pequeñas aeronaves, apenás realizaron pequeños movimientos. Pero al inspeccionar los datos provenientes de los monitores cardíacos observaron un notable aumento en el ritmo cardíaco de los osos expuestos, mostrando una importante respuesta de estrés.

Los investigadores esperaban alguna reacción fisiológica al ruido producido por los drones, pero no imaginaron que la respuesta sería tan fuerte. «Yo no lo podía creer», dijo Marcos Ditmer, autor principal del estudio. «Se volvió sorprendentemente obvio que estábamos viendo una respuesta de estrés muy aguda que era bastante grave, por lo menos en algunos casos», agregó Ditmer.

El caso más extremo lo registró una madre oso con dos cachorros, cuya frecuencia cardíaca se disparó a un 400 por ciento del ritmo observado mientras se encontraba en reposo, pasando de 41 latidos por minuto antes de ser expuesto al vuelo del drone a 162 latidos por minuto una vez el aparato comenzó a sobrevolar  en círculos a muy poca distancia del animal. Esto es muy preocupante debido a que los individuos crónicamente estresados ​​son más susceptibles a las enfermedades y a otros tipos de problemas, dijo Ditmer.

El científico explicó que otros tipos de vida silvestre podrían responder de forma diferente al ruido poco familiar generado por los aviones no tripulados. Sin embargo, «el hecho de que no estemos notando un comportamiento cambiante en el animal, no significa que no este sucediendo algún tipo de respuesta negativa». Por lo que a partir de ahora, es aconsejable que aquellos que emplean la tecnología de los drones para ayudar a la conservación de la biodiversidad tomen todas las medidas de lugar para que no terminen causando males no deseados.

Fuentes: CBCnewsCurrent Biology

Ernesto Santana

Soy editor y administrador de XDrones.es, un portal web especializado en todo lo referente al mundo de las aeronaves no tripuladas (UAVs por su sigla en inglés) y/o drones.

1 Comentario

Da un click para dejar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies